El dormitorio de mis padres era de los años 80, mi madre conservaba las mesillas tal cual eran originalmente. Pero con un toque de pintura han cambiado por completo.

Solo necesité brocha, rodillo para terminaciones, imprimación y pintura.
Fue suficiente para darles un giro completo y así poder utilizarlas.

Lo primero es retirar los tiradores u otros adornos. Ponemos la imprimación y las dejamos secar unas 3 o 4 horas. Después pintamos con la brocha y con la pintura aún húmeda, repasamos con el rodillo. Dejamos secar el tiempo que marque la pintura y colocamos todos los detalles.
Laborioso pero el resultado merece la pena, de esta manera reciclamos.

(Visited 23 times, 1 visits today)