La nostalgia me atacó y recordé las polaroids que tengo guardadas en una caja sin que vean la luz. Así que pensé en que podía hacer con ellas que fuera útil y se me ocurrió hacer un calendario para mi escritorio.

Para poder armar el calendario necesité cartón, cartulina para el fondo, imanes y lápiz blanco en mi caso porque usé una cartulina oscura de fondo. Como no quería perforar o intervenir mucho mis polaroids lo que hice fue desarmar un imán de los que se usan para marcadores de libros y pegué una parte a la foto y otra a la cartulina para así poder ir cambiando todos los meses (o las veces que quiera).

Para los meses y los días corté cartulinas del mismo porte de las polaroids, en cada una de ellas dibujé de forma linda los números correspondientes a cada una. En la cartulina de fondo agregué unos pequeños rectángulos para que sostuvieran estas cartulinas con los días y meses como si fueran unos sobrecitos.

Una vez que tenía todo esto listo dibujé en la cartulina unos pequeños brillitos y detallitos alrededor. También escribí los nombres de cada cosa para no confundir los números.

Terminado todo lo pegué en un cartón lo armado para que quedara más firme y con otro cartón armé un triangulo para que se pudiera afirmar solo en mi escritorio.

(Visited 30 times, 1 visits today)