Una de las cosas que más me gusta es reciclar objetos, darle una segunda vida a cosas que estaban destinadas a cumplir otra función.
Así nacieron estos floreros que están ideales para darle un toque boho a una casa de la playa o al jardín.
Tome botellas vacías de vidrio, pueden ser de vino o champaña. Despegué todas las etiquetas que traian, las más dificiles siempre salen con lavaloza y virutilla.
Adentro puse maicillo, pero también puede ser arena.
Para las flores, hay que dejarlas secar, idealmente colgando boca abajo para que queden rectas. Cuando esten secas solo hay que ponerlas en el florero y listo!!!
También podemos ponerle un toque campestre amarrándole cuerda o retazos de tela alrededor.

(Visited 67 times, 1 visits today)