El único lugar de mi casa que es tranquilo para mí, es mi pieza. Nunca he tenido mucho espacio por lo que jamás me funcionó tener un escritorio. Como necesitaba un espacio de trabajo, probé con un arrimo pero duré dos semanas porque no podía hacer absolutamente nada más, tener el computador y listo, con suerte me dejaba espacio para la libreta.

Un día compré esta típica puerta barata simple sin diseño ni nada, la más
angosta que tiene 60 cm de profundidad y 2mts de largo, y probé como quedaba sobre mi arrimo. ¡Quede en shock! Era perfecta y calzaba increíble con el espacio.

Solo me quedaba un problema… había pintado mi pieza oscura y la madera era muy clara y no combinaba con los muebles. Así que decidí teñir la madera ¿cómo? con betún de judea.
Compré esta cera para limpiar pisos marca a cuenta, un tarrito de betún de judea, huaipe y me puse a probar. El betún mancha mucho así que recomiendo ocupar guantes para hacer la mezcla y para aplicar.
Primero se mezcla la cera con el betún en un bowl, la idea es ir de a poco y también ir probando el color sobre la madera. Yo recomiendo 1 cucharada de betún x2 cucharadas de cera, se mezcla y se aplica a la madera con el huaipe. Se aplica a la tabla con un movimiento circular para que esta se vaya impregnando. Una vez cubierta toda la superficie hay que aplicar en los bordes y queda increíble. Para agarrar un tono más claro o más oscuro dependerá la cantidad de cera que le pongas a la mezcla.

Recomiendo hacerlo al aire libre, ya que el olor es súper fuerte, y si te manchas cuesta mucho sacarlo de la ropa. Me encantó haber encontrado esta solución, ya que ahora tengo un escritorio alargado y angosto que no se come el espacio de mi dormitorio. Puse una simple tabla sobre mi arrimo y no la saqué más… igual está la opción de ocupar caballetes y pintarlos, pero yo ya tenía una base a la que le di otra utilidad.

Ojalá les haya gustado!!!

(Visited 40 times, 1 visits today)